Trastorno de personalidad múltiple

El término trastorno de personalidad múltiple apareció en el lenguaje común durante la década de 1980 en Estados Unidos, pero dichos trastornos se describieron mucho antes de esa fecha y especialmente en el siglo XIX. Este trastorno generalmente resulta en una alternancia de diferentes personalidades, a nivel consciente, generalmente incontrolable. Flora Retha Schreiber, periodista científica estadounidense especializada en temas psicológicos, es la primera en hacer que el mundo entero sea consciente de este trastorno a través de una novela biográfica, Sybil, publicada en 1973, y que describe cómo una mujer joven, en a través de una terapia de once años, logró restablecer sus 11 personalidades.

Diana, la joven madre presentada en este informe, tiene la distinción de tener a su personalidad principal, Margaux, declarada ciega por el estado estadounidense e incapaz de valerse por sí misma sin un perro guía, mientras que otras de sus personalidades pueden ver los objetos a su alrededor con gran agudeza. Los científicos incluso han demostrado que la visión de Diana está seriamente dañada, ya sea en el útero o al nacer, causando daños irreparables.

Sin embargo, se ha demostrado científicamente que tales alternancias de la personalidad se pueden lograr simplemente usando la hipnosis. Por lo tanto, el sujeto cumple con la sugerencia sugerida y respalda completamente el rol indicado al adoptar una actitud, conocimiento y una voz particular. Esta posibilidad de manipulación mental hiela fácilmente la sangre. Y para aquellos que piensan que esta declaración está muy lejos de ser posible, les invito a leer el artículo del 13 de diciembre de 2008 sobre Sheri Storm.

Los trastornos de personalidad múltiple pueden revelar mucha más deriva, incluso con terapeutas e integridad experimentados. Los psicoterapeutas pueden, a través de su terapia, «reconstruir» recuerdos sin bases reales y crear un síndrome de recuerdos falsos. Estos recuerdos falsos llevaron más de una vez a demandas por abuso sexual sin fundamentos reales. Para concluir sobre estos excesos, también podemos mencionar la explotación de este diagnóstico por parte de delincuentes que, escondiéndose detrás de otra personalidad, tratarían de exculparse.

¿Manipulación mental, trastorno psicológico que puede describirse como enfermedad o varias entidades que realmente comparten el mismo cuerpo? Depende de usted.

Sigue explorando
Parque Jurásico: ¿mito o realidad científica?