Teorías conspiranoides que resultaron ciertas

El mundo está lleno de teorías y conspiraciones. Son modos de interpretar la realidad y entender lo que se denomina como verdad. En los últimos años, gracias al Internet, el fenómeno de teorías De conspiración, a menudo denominadas como conspiranoides se ha potenciado enormemente. 

Y es que teniendo en cuenta, el modo en que se pueden crear páginas webs, contenidos y las narrativas, es fácil crear un tema que de mucho de qué hablar. De hecho, esa es la misma razón por la que abundan videos en YouTube que trabaja en el mismo enfoque. Además, el éxito de las teorías conspiranoides se debe en gran medida por lo que supone el morbo que producen. Sin embargo, entre verdad y verdad, entre mentira y mentira, algunas de esas teorías son verdaderas. Y en esta ocasión vas a comprobarlo.

Los psicodélicos de la CIA

Esta es una de las conspiraciones más extendida que existe. En efecto, durante la época de 1953 y 1964, la CIA poseía un proyecto denominado como MK-Ultra. En este proyecto se realizaron alrededor de 150 experimentos con personas, a las que se les dio ciertas drogas alucinógenas. 

El objetivo de este proyecto era contar con sustancias únicas que les permitiera obtener información exacta y valiosa en medio de la Guerra Fría. Es decir, serían sustancias utilizadas contra los espías y militares de la Unión Soviética. No se conoce mucho sobre el proyecto porque la CIA destruyó las pruebas.

Sin embargo se sabe que sí fue verdad, debido a que uno de las personas que participaron en el proyecto se enfermó y murió. Otro más tuvo que ser hospitalizado. 

Las tabacaleras y la muerte

Hoy en día es muy común que una persona que fuma, conoce a la perfección el daño que se está realizando. Pero una de las teorías de conspiraciones que tuvo un fuerte impacto en la época es la de que las empresas tabacaleras no confesaban la verdad sobre el consumo del tabaco.

Y sí, en la década de los años de 1960, se intentó comercializar el tabaco como si el consumo de éste fuese algo que aportara a la salud del ser humano. De eso, esto venía acompañado con la idea de que les daba una mayor distinción. 

Años más tarde, investigaciones científicas terminaron de comprobar todo lo contrario y el mito construido por las tabacaleras se vino abajo. 

Los científicos nazis de los EEUU

Otra de las ideas de conspiraciones que tuvieron amplio eco después de la Segunda Guerra Mundial, tiene que ver con el reclutamiento de científicos nazis por parte del gobierno de los EEUU. Sí, sí fue verdad. Después los juicios de Núremberg, muchos científicos decidieron abandonar su profesión

Otros mientras tanto fueron captados de inmediato por el gobierno de los EEUU, como también por la URSS. Fueron contratados a cambio del indulto, ofreciéndoles además el inicio de una nueva carrera y residencia en el país americano. El enfoque en el que tenían que trabajar estos científicos era el de investigación nuclear. 

El azúcar y la grasa

Este caso tiene un cierto parecido a lo ocurrido con las tabacaleras. Sobre este tema, se efectuó una investigación reciente, en la que se exploró esta conspiración que tuvo una fuerte vigencia entre la década de 1960 y 1970. Fue una época en donde se culpó a las grasas saturas, descartando lo que es el efecto de los azucares.

Por aquella época, era muy común que se efectuaran estudios sobre los trastornos cardiovasculares. Y un grupo de científicos de Harvard, afirmaron a través de la revista Science que el verdadero problema de estos trastornos obedecía al consumo exclusivo de las grasas saturadas. 

Años más tarde, naturalmente, se desacreditó tal verdad. Una verdad que al igual que muchas otras conspiraciones tuvo un largo periodo de ser aceptada.

El alcohol adulterado por las mismas autoridades

En la década de 1920, el gobierno de los Estados Unidos, se estaba enfrentando a un problema con el comercio ilegal de licores. Por entonces, apenas estaba en vía de desarrollo la denominada ley seca. ¿Cómo podía el gobierno identificar a las comercializadores de licor? 

La solución fue agregar pequeñas dosis de metanol en los licores. Se trata de una sustancia que puede ser bastante venenosa en proporciones no muy elevadas. La meta de este proyecto, era incentivar a que los bebedores se mantuvieran lejos del alcoh0l, tras los efectos negativos derivados del consumo del metanol. 

El caso es que aun cayendo enférmenos, e incluso reportándose varios casos de muertes, esto no fue suficiente para detener el fenómeno del alcoholismo en el país. En todo caso, durante mucho tiempo, estuvo el rumor de que las autoridades del país estaban efectuando la labor de agregar metanol a los licores. Solo hasta años más tarde, se daría a conocer que sí fue verdad.

Sigue explorando
Misiones Apolo: ¿broma o realidad?