Ondas electromagnéticas: peligros y esperanzas

En nuestro entorno directo, ya no confiamos en las instalaciones eléctricas que generan ondas electromagnéticas, como líneas de alta tensión, antenas de relé, etc. Todas estas ondas combinadas forman un «electrosmog» (o niebla electromagnética).

Con la proliferación de medios de comunicación en los últimos años, esta contaminación está aumentando. ¿Cuáles son los efectos de este último en nuestro cuerpo? A veces se miden mal o se subestiman, e intentaremos obtener un poco de información con el fisiólogo Pierre le Ruz, que está bastante preocupado por eso.

Parece que a principios de la década de 1980, la OIT (Oficina Internacional del Trabajo) mencionó esta nueva amenaza para nuestra salud. Además, en los últimos años hemos visto la aparición del teléfono móvil cuyo uso no está exento de riesgos, según algunos estudios científicos serios. Incluso se han establecido estándares específicos para nuestros teléfonos móviles, estándares que se miden con el «DAS» (Índice de tasa de absorción específica).

Aún en el caso del teléfono móvil, Pierre le Ruz evoca las repercusiones (cataratas) de estas microondas para los usuarios de gafas, un fenómeno conocido bajo el nombre de «efecto Zaret», del nombre de un oftalmólogo que tenía se apoyó en la pregunta.

Pierre Le Ruz también discutirá el informe principal sobre este delicado tema de las ondas magnéticas. Según Ruz, este informe es abrumador y las consecuencias para nuestra salud se prueban de tal manera que exige explícitamente que las autoridades gubernamentales modifiquen los estándares existentes. El Ruz no dudará en hablar de «un escándalo de salud en preparación», es decir, el alcance de su preocupación.

El otro impacto menos conocido de estas olas también es ambiental. Para abordar este problema, nos reuniremos con Yannick Van Doorne, ingeniero agrónomo. Como ingeniero agrónomo, estaba interesado en las ondas electromagnéticas naturales y las creadas artificialmente por el hombre.

Según algunos estudios muy serios, las células vivas capturarían y emitirían ondas electromagnéticas en forma de luz (biofotones). Incluso han surgido instrumentos de medición para estos biofotones y los veremos en el laboratorio. ¿Estos biofotones podrían experimentar interferencia con ondas electromagnéticas?

Algunos tratamientos médicos innovadores están destinados a actuar sobre las ondas cerebrales (centrándose principalmente en el tálamo, generador de ondas cerebrales), y por ahora, no han decepcionado. Como seres humanos, aparentemente también estamos rodeados por un campo electromagnético, que se ilustrará con imágenes médicas.

Cuando hablamos de ondas electromagnéticas, por supuesto, hay personajes clave como Georges Lakhovsky, que serán honrados. Inventor de un método de cuidado por las olas, Lakhovsky tuvo que trabajar con el famoso Nicolas Tesla para diseñar un dispositivo de radio que generara estas ondas.

Todos estos trabajos abren perspectivas ilimitadas en el campo de la medicina. De hecho, cuando podamos entender completamente cómo funcionan las ondas electromagnéticas, seguramente sabremos mejor cómo usarlas y definir con precisión sus consecuencias en nuestro metabolismo: luego podemos tratar con medicamentos energéticos y convertirlo en una ciencia por derecho propio.

Mientras tanto, estamos reducidos a prueba y error en medicina energética y, sobre todo, sobre todo, aún podemos jugar con elementos abstractos que solo podemos medir.

Sigue explorando
Viaje a la Transilvania de Drácula