La historia del primer piloto derribado por un ovni

Thomas Mantell es considerado como el primer piloto de la historia que fue derribado por un ovni. Su historia ocurrió en el año de 1948 y el día 7 de enero. El drama de esta historia inicia cuando en Kentucky es observado un ovni y el piloto en cuestión recibe la orden de perseguirlo. 

La nave utilizada por Thomas Mantell no era otra que un P-51 Mustang. Momentos después, él enviaría el mensaje de que no podía alcanzar a la nave no identificada. De acuerdo a sus palabras, la nave estaba siendo tripulada por personas. Lamentablemente, horas más tarde, el piloto fue identificado como muerto, junto a su aeronave en el suelo. 

De acuerdo a un testigo, el avión explotó en el aire. La cabina de mando, en donde se encontró el cuerpo del piloto se ubicaba a una distancia no muy larga en relación a donde se encontraba el avión. Fue una historia con final trágico, pero llega de misterio en el aire. 

Un ovni que superaba una velocidad de los 600 km por hora

La Torre de Control con la que se comunicaba Thomas Mantell, recibió el mensaje de que el P-51 Mustang identificó un avión que viajaba a una velocidad tremenda. Era una nave muy luminosa, carente de alerones o timones de cola. Pero por lo visto, el piloto no fue el único que observó el ovni.

Según se tiene registro, a las 13:30 p.m. la misma policía del estado recibió varias denuncias ciudadanas. Un gran número de personas estaban preocupadas por haber observado el objeto volador sobre Mansville. Con esa alerta, la Torre de Control de la Base de la Fuera Aérea de EEUU ubicada en Godman comenzó a trabajar. 

Una hora más tarde, el escuadrón de Mantell, acompañado de dos aviones, recibe la orden de perseguir a la extraña aeronave. Minutos más tarde, a eso de las 14:45 p.m. Thomas Mantell se comunica con la Torre de Control, para informar que ha visto el onvi y ahora inicia su labor de cazarlo. El piloto anuncia que el avión tiene un gran tamaño, que su superficie parece metálica y que viaja a unos 600 km por hora. 

El ovni fue avistado por coroneles desde Tierra

El piloto Thomas Mantell continuó con la tarea de seguirlo, ascendiendo en el aire alrededor de unos 22.000 pies. De hecho, se sabe que llegó a una altura de 30.000 pies, lo que era demasiado para mantener el oxígeno de la aeronave. En otro momento los pilotos que acompañaban a Mantell afirman que “el objeto se encuentra en una posición demasiada alta y además viaja muy, pero muy rápido”. 

Mientras tanto, en tierra, los coroneles Guy F. Hix y Garrison Wood, como también otros oficiales, haciendo uso de prismáticos de calibre de 8 aumentos, también lograron divisar al ovni. En palabras del coronel Hix, aquel objeto poseía la apariencia de una sombrilla y un tamaño similar al de la mitad de la Luna. “Un objeto blanco, que solo poseía una banda colorada en la superficie”. 

Se trataba entonces de un objeto de un tamaño realmente grande. Por eso resultó bastante extraño que perdieran de vista a semejante nave. Al parecer, en palabras de los pilotos, el objeto adquirió una velocidad extraordinaria, logrando desaparecer en medio de las nubes. Fue ahí donde las dos aeronaves que acompañaban a Thomas Mantell abandonaron la persecución. 

Y entonces, las comunicaciones se cortaron 

De acuerdo al informe establecido por la Torre de Control de la Base de la Fuerza Aérea de los EEUU, las últimas palabras de Mantell a la Torre de Control fueron: “no puedo alcanzarlo, tendré que retirarme de la persecución”. Ese fue el último mensaje del piloto. Entonces, las comunicaciones con la aeronave se cortaron.

A partir de ese momento, Mantell no volvió a responder. El reloj de la aeronave, se detuvo a las 15:16 p.m. lo que fue interpretado como la hora en que el avión se estrelló. Curiosamente, a las 15:50 p.m. de ese mismo día, el famoso ovni de tamaño imponente, fue observado en Tennessee. Precisamente un controlador aéreo de la base de esa zona alcanzó a escuchar a Mantell.

En su mensaje el piloto afirmaba: “Por Dios, observo que hay personas en esa cosa”. El avión de Thomas Mantell sería identificado hacia el final del atardecer, a una distancia de 145 kilómetros del campo de aviación. El avión cayó propiamente en una granja de Kentucky. 

El estado del avión… ¿realmente explotó? 

De acuerdo a uno de los testigos, el avión explotó en el aire. Esto supone que el posible que el avión haya sido bombardeado por el Ovni. Sin embargo, queda una enorme duda al respecto. ¿Cómo es posible que la cabina de mando se encontrará en buen estado? El avión mientras tanto solo se encontraba roto en la sección la cola y en las alas.

Pero, lo más curioso es que el avión se encontraba en un territorio donde los arboles no fueron devastados por la caída de la aeronave. Lo cierto es que con esta noticia, el fenómeno ovni generó un gran pánico mundial, dando inicio a la era donde estas naves quedaron asociadas a tecnología extraterrestre. 

Sigue explorando
Itigilov: la extraña momia siberiana