La civilización desaparecida de los nazcas

La civilización de Nazca (o Nasca) se desarrolló entre los años 200 y 600 dC en el sur de Perú. Fue una de las civilizaciones precolombinas más importantes; Su zona de influencia se ejerció desde el Océano Pacífico hasta la Cordillera de los Andes. Viviendo principalmente de la agricultura, los nazcas habían colonizado los valles fértiles que se extendían alrededor del Río Grande y sus afluentes, desarrollando un sistema de riego formidable para aliviar el problema recurrente de la sequía en esta región cargada de desierto.

Pero es especialmente por sus geoglifos, visibles solo desde el cielo, que la civilización Nazca dejó un rastro en la historia. Después de 2000 años de silencio y olvido, queda muy poco de esta gente secreta y olvidada, si no estas enormes figuras geométricas que representan animales estilizados, dispersos en más de 3 900 km² de tierra árida y sobresaliente por la ciudad ceremonial de Cahuachi, en gran parte enterrada bajo las arenas del desierto. Bajo la guía del arqueólogo Giuseppe Orefici, un experto mundial en las Nazcas, este documental nos lleva a descubrir esta civilización misteriosa y fascinante.

Cahuachi, ciudad enterrada

Cahuachi fue el centro ceremonial más importante de los nazcas, con vistas a la vasta extensión de tierras desérticas que abarcan unos 350 geoglifos hasta la fecha. El arqueólogo italiano Giuseppe Orefici, líder del proyecto del Proyecto Nazca, ha estado excavando este sitio durante 17 años. La ciudad se extiende por 24 kilómetros cuadrados, lo que demuestra el poder de la civilización Nazca en su apogeo y la importancia de la religión en todos los aspectos de la vida cotidiana.

Hoy en gran parte enterrada bajo las arenas del desierto, la ciudad todavía se puede ver bajo los pliegues de esta mortaja estéril: aquí la gran pirámide que constituyó el corazón de la ciudad, allí los vestigios del gran templo; entre estos dos edificios, un entrelazado de callejones, terrazas, pequeñas plazas bordeadas de edificios que los arqueólogos tratan pacientemente de despejar para llevar a Cahuachi a su cuadrilla de milenios olvidadizos. Este inmenso lugar ceremonial construido por los nazcas como tributo a sus dioses es, de hecho, un tesoro arqueológico al aire libre cuyo estudio brinda a los investigadores información valiosa sobre las diferentes facetas de esta civilización: cosmogonía, deidades, rituales funerarios, organización de la vida cotidiana en torno a los principales ritos religiosos, etc.

Una herencia en peligro

Giuseppe Orefici, sin embargo, discute las dificultades encontradas por las excavaciones que ha emprendido en el sitio. El más importante de estos flagelos es el saqueo organizado del que Cahuachi fue víctima durante los últimos siglos, y que aún persiste en la actualidad. Templos, viviendas, entierros: todo esto fue entregado a la lujuria de saqueadores y traficantes de obras de arte. Miles de huesos, testigos encalados de las tumbas que fueron violadas, ensucian el suelo alrededor de Cahuachi. Para el arqueólogo, todas estas son pistas valiosas que han sido irreparablemente destruidas. La oscura mina, Giuseppe Orefici, atraviesa este desierto de huesos en el que aún se mezclan algunos objetos dejados por saqueadores, considerados inútiles: aquí los restos de un cinturón, allí una honda ritual dañada. Para el arqueólogo, este enorme osario al aire libre es sinónimo de un patrimonio cultural perdido para siempre. Cientos de páginas de la historia de Nazca que nunca se pueden reescribir. Afortunadamente, el sitio de Cahuachi es tan vasto que algunas partes han sido preservadas de los saqueadores. Estas son las áreas que los arqueólogos se comprometen a preservar hoy.

Carrera contra el olvido

Las excavaciones de Cahuachi comenzaron hace 17 años bajo la dirección de Giuseppe Orefici. Desde entonces, el arqueólogo ha estado relanzando un nuevo proyecto cada año para desenterrar los tesoros arqueológicos esenciales para la reescritura de la historia de Nazca. La tarea es inmensa, pero el hombre es tenaz, y su trabajo ya ha permitido librarse del olvido de secciones enteras de la civilización Nazca. La elección de cada nuevo sitio de excavación se realiza a partir de fotografías aéreas. Los arqueólogos identifican las áreas mejor conservadas del sitio antes de abordar la cuadrilla de arena y rocas debajo de la cual están enterrados los monumentos. Al cavar el suelo, retroceden estrato tras estrato en el pasado de la capital de Nazca: desde el siglo IV de nuestra era para las capas superficiales, hasta los cimientos de la ciudad, varios metros más abajo … ¡y ocho siglos antes!

Centro ceremonial

El trabajo de la hormiga de este arqueólogo ha revelado la tumultuosa historia de Cahuachi, varias veces destruida durante su historia, víctimas de incendios, inundaciones, terremotos o las vicisitudes debido al gobierno de los sacerdotes, quienes fueron los maestros indiscutibles de la ciudad. Los objetos rituales enterrados en los cimientos de los edificios reconstruidos después de cada crisis permiten a los arqueólogos obtener información valiosa sobre la organización de la ciudad. Cahuachi era un centro ceremonial totalmente controlado por sacerdotes. Nunca se ha encontrado rastro de actividad diaria. Los nazcas no saben escribir, son sus pinturas y cerámicas exhumadas las que permiten a los investigadores revivir la vida cotidiana de su ciudad.

Cerámica religiosa

Después de 17 años de trabajo, la colección reunida por Giuseppe Orefici y su equipo es un inventario extraordinario de la cultura Nazca. Cada objeto, inventariado e indexado meticulosamente, es una pieza del rompecabezas gigantesco que los investigadores intentan reconstruir pacientemente. La decoración de estas piezas responde a cánones exclusivamente religiosos impuestos por los sacerdotes. Los arqueólogos han descubierto que la armonía de los motivos decorativos se ha roto sistemáticamente, como si la perfección estuviera reservada solo para los dioses. Muchas de estas deidades son marinas; Figuras recurrentes de las obras de arte de Nazca, cuentan la cosmogonía de un pueblo nacido entre el mar y la montaña, el Océano Pacífico y los Andes. Pero muchas otras deidades también forman el panteón de Nazca: felinos, serpientes, pájaros, lagartos. Una de las características recurrentes de estos dioses es que extienden sus beneficios a los hombres a través de la nariz y la boca, en forma de serpientes o volutas con formas fluidas. El simbolismo acuático de estos adornos es evidente; La gente del desierto, los nazcas, esperaban que sus dioses viertan sobre ellos el elemento esencial para su supervivencia: la lluvia.

Adoración del agua

La civilización de Nazca se desarrolló en los valles fértiles alrededor del Río Grande y sus afluentes. Oasis frágiles rodeados por el desierto circundante, estas áreas verdes fueron el tesoro de los nazcas. Para preservarlos, habían desarrollado un vasto sistema de riego cuyos vestigios dan testimonio de su genio de los constructores. Estos pozos, acueductos, canales y otras galerías de filtrado, han sobrevivido siglos de desgaste y todavía son utilizados por los habitantes de la región. Esta red inigualable en la América precolombina atestigua la riqueza de la civilización Nazca. Dependiendo del agua para su supervivencia, este último lo había convertido en el elemento esencial de su religión. Los templos construidos en el desierto, como Cahuachi, ciertamente tenían la vocación de agradecer a los dioses por los beneficios que extendieron en la tierra en forma de lluvia. Espectaculares imágenes generadas por computadora ilustran esta parte del documental, recreando el antiguo Cahuachi, la ciudad ceremonial de los nazcas, en medio del desierto actual.

Trabajo de hormigas

De vuelta al presente. Giuseppe Orefici reunió a sus colaboradores para discutir las excavaciones en curso. Su informe es inequívoco: después de 17 años de trabajo, los 71 sitios que se han abierto representan solo el 1% del sitio. El conocimiento acumulado por los arqueólogos es, por lo tanto, muy desigual: una gran parte de la historia de los nazcas permanece, y probablemente permanecerá durante mucho tiempo en las sombras. Sin embargo, el plan de la ciudad vieja se enriquece cada año con nuevas parcelas, porque si los arqueólogos progresan lentamente, su trabajo no permite menos hacer descubrimientos decisivos en cada sitio.

Para este tiempo, es una galería cuya entrada ha sido obstruida por grandes cantidades de telas ceremoniales que provoca la efervescencia de los investigadores. El análisis de las primeras muestras, que consiste en tiras ennegrecidas decoradas con pequeñas plumas, revela el interés arqueológico de este descubrimiento. A pesar de las condiciones climáticas adversas (se está gestando una tormenta de arena), el equipo está redoblando sus esfuerzos para vaciar la galería de lo que contiene. De hecho, no es raro que los saqueadores, que monitorean las excavaciones, intervengan durante la noche para «limpiar» un sitio recientemente descubierto. Muchos fardos de tejido que probablemente pertenecían a personas de alto rango han salido a la superficie. Están decoradas con deidades y motivos ornitomórficos, es decir, pájaros pintados. En total, 63 paquetes de telas de diferentes períodos finalmente serán exhumados de este estrato, que corresponde al final de la historia de Nazca.

Rompecabezas arqueológico

El análisis de estos tejidos requerirá varios meses de trabajo. Para Giuseppe Orefici, sin embargo, no hay duda de que constituyen un descubrimiento arqueológico importante. Los primeros exámenes muestran que algunos se remontan a los primeros períodos de la civilización de Nazca. La presencia de elementos orgánicos, que ennegrecieron la tela, atestigua que probablemente sirvieron como mortajas. Luego fueron recuperados por alguna razón desconocida y enterrados juntos en los últimos días de Cahuachi. Pero por qué ? No puedo decir por ahora. Este fascinante rompecabezas muestra a los arqueólogos que muchas áreas de oscuridad aún rodean a la civilización Nazca. ¿Alguna vez serán perforados? Nada es menos acerca de …

Arte sagrado

Como todos los descubrimientos importantes realizados en el sitio de Cahuachi, estos fragmentos de tejido serán transportados al laboratorio-museo Giuseppe Orefici para su conservación. Hay cientos de otras muestras similares apiladas por primera vez por el arqueólogo para desempacar frente a las cámaras. Felinos voladores que adornan un abrigo de lana de alpaca, pájaros gigantes bordados en una sábana mortuoria, colibríes tridimensionales que forman el borde de una capa ceremonial y otros tesoros tejidos revelan la extraordinaria riqueza del arte sagrado de los nazcas. Los colores deslumbrantes de estas piezas provienen de tintes con pigmentos vegetales o animales, como la oruga triturada. La orina humana sirvió como fijador. La joya de esta colección es un adorno ceremonial cuya banda central incluye todas las deidades del panteón de Nazca. Alrededor, más de 500 figuras representan a las personas en procesión. Cada uno es único, desde la actitud hasta la expresión de la cara. Delante de nuestros ojos deslumbrados, creemos ver animar un episodio completo de la historia de los nazcas.

Ciudad enterrada

Estas figuras surgieron del pasado, sin embargo, no deben olvidar el brutal colapso de la civilización de Nazca, hace 1700 años, después de más de 6 siglos de dominación indiscutible sobre esta parte del mundo. ¿Qué sucedió para que Cahuachi se hundiera tan rápidamente en el olvido como enterrado vivo? Giuseppe Orefici analiza dos eventos importantes que tuvieron lugar entre el año 300 y 350 CE. En primer lugar, una inundación particularmente violenta, cuyos rastros se encontraron en todas partes del sitio durante las excavaciones. Luego, un terremoto que destruyó los templos de Cahuachi, como lo demuestra el descubrimiento de esqueletos aplastados bajo pedazos de paredes derrumbadas. La aniquilación de estos centros ceremoniales ciertamente jugó un papel crucial en el abandono de la ciudad: privada de sus lugares de culto, la religión de Nazca no podía funcionar correctamente. Devastado, Cahuachi fue abandonado a las arenas del desierto. Giuseppe Orefici plantea la hipótesis de que los nazcas habrían enterrado la ciudad con fines rituales. Su teoría se basa en la observación de los edificios, que están cubiertos con una capa de arcilla que solo los hombres pueden transportar.

Los nazcas, mientras tanto, sobrevivirán solo dos o tres siglos hasta el entierro de su gran ciudad ceremonial, y finalmente serán absorbidos por la civilización de Huaris, otra gente de los Andes con quienes tuvieron relaciones comerciales. Más tarde aún vendrá el Imperio Inca, pero en ese momento el nombre de los nazcas habrá desaparecido, y Cahuachi no será más que un recuerdo lejano durmiendo bajo las arenas del desierto.

Ritos funerarios

Es este pasado que los arqueólogos ahora están tratando de revivir, exhalando la capa después de los objetos del estrato que duermen bajo la concha milenaria de Cahuachi. En el sitio, las excavaciones se reanudaron después de una interrupción causada por una tormenta de arena. Uno de los equipos acaba de descubrir un lama momificado. El animal fue sacrificado, lo que indica la presencia de un entierro que habría escapado de los saqueadores. La cerámica rota pronto se actualiza, revelando tumbas. En los rituales nazcas, estas cerámicas servían para cubrir los pozos funerarios en los que se enterraba a los muertos.

Las extremidades inferiores dobladas debajo de la barbilla, estas fueron enterradas en posición fetal. Una tras otra, las tapas de cerámica revelan las cabezas de las momias que cubren. Con infinitas precauciones, los arqueólogos están tratando de liberarlos de su pandilla milenaria. Los antropólogos del equipo están a su lado para establecer las primeras observaciones sobre el terreno. La primera momia es la de una mujer joven de 20-25 años que estaba en buena condición física en el momento de su muerte. La preservación de los tejidos orgánicos es excelente; El cabello está en perfecto estado. Todos estos elementos ayudarán a extraer información valiosa del cuerpo momificado y aprender un poco más sobre las personas que vivieron en Cahuachi en el momento de su poder.

Estudio antropologico

Encontrar un cuerpo en tal estado de conservación es excepcional. Los nazcas realmente enterraron a sus muertos sin una preparación especial. La momificación se debe a las condiciones naturales que prevalecen en el sitio: arenas ricas en sal y nitrato combinadas con la ausencia de humedad. Cerca de 550 individuos representativos de la población de Cahuachi podrían ser estudiados por los científicos. Este estudio revela que algunos padecen enfermedades infecciosas, anemia o desnutrición; pero en general, los nazcas gozaban de una salud relativamente buena. Su esperanza de vida era de 37 a 38 años, lo que lo ubica al nivel de la población europea a principios del siglo XIX. ¡Sin embargo, casi 2000 años separan las dos civilizaciones!

La tortura de cahuachi

El descubrimiento de otro esqueleto en la misma área nunca se cansa de arqueólogos intrigantes. A diferencia de los cuerpos de entierros momificados, se enterró horizontalmente, con las manos atadas al frente. El examen del cráneo revela una gran fractura localizada en la región maxilofacial. La cara se ha reducido literalmente a papilla. Entre las mandíbulas de la mandíbula, los arqueólogos descubren excrementos humanos fosilizados. El significado de esta práctica es difícil de interpretar. Marca de desprecio? Castigo? Giuseppe Orefici y sus colaboradores se ven reducidos a conjeturas … Este descubrimiento enriquece el trabajo de los arqueólogos, pero también dice mucho sobre sus defectos sobre ciertos rituales de Nazca. Pieza tras pieza, se esfuerzan por reconstruir la historia de este pueblo desaparecido, pero quedan muchas áreas de sombras, como lo demuestra este misterioso esqueleto.

Anomalías craneales

El examen de los esqueletos encontrados en el sitio de Cahuachi también reservó algunas sorpresas para los antropólogos. Uno de los más espectaculares es el de los cráneos alargados artificialmente, que los científicos creen que cumplen ciertos criterios de belleza en las civilizaciones antiguas. Para obtener esta deformación, los recién nacidos fueron sometidos durante un año a la presión de deformadores de cuero de llama envueltos alrededor de la cabeza. Esta camisola obligó al cráneo a crecer hacia arriba, dándole la forma alargada que los científicos encontraron en el 90% de los cráneos de Nazca encontrados en Cahuachi.

Otros cráneos tienen un agujero redondo en el medio de la región frontal. Una cuerda que pasaba por este agujero y sostenía dentro un pequeño trozo de madera permitía el transporte de estas ofrendas o trofeos, símbolos de poder para quien los poseía. Algunas de estas cabezas tienen la boca sellada con una aguja de cactus plantada en los labios. Otros tienen la lengua cortada, envuelta en una pequeña bolsa de cuero atada a la cabeza por una correa, para que el alma de los muertos no venga a molestar a los vivos.

Mensajeros del pasado

Para los arqueólogos, estas prácticas esbozan el retrato psicológico de los nazcas, que Giuseppe Orefici resume con esta fórmula: «un sistema de pensamiento sobre todo ritual, una conciencia profundamente vinculada al pasado, un pasado omnipresente en la vida de los nazcas, como si no hubiera pasado. no puede haber presente ni futuro. «
Los cuerpos momificados de los nazcas se convierten así en los mensajeros de la vida después de haber cruzado el abismo del tiempo para dar a los arqueólogos y antropólogos de hoy información valiosa sobre las costumbres y tradiciones de su tiempo. Impresionantes imágenes de estas momias marcan esta parte del documental con una fuerte carga emocional. Almas sensibles, ¡absténganse!

Geoglifos

Pero lo que ha ayudado a forjar la misteriosa leyenda de los nazcas no se encuentra en los cuerpos momificados de Cahuachi sino en el desierto circundante. Estos son los geoglifos, estas grandes figuras dibujadas en el suelo que cuentan cientos de personas alrededor de la antigua ciudad ceremonial de los nazcas. Estos motivos figurativos, a veces de varios kilómetros de largo, solo son visibles desde el cielo, lo que les ha valido una reputación mundial. Siguen siendo el mayor enigma dejado por este pueblo y han alimentado, desde su descubrimiento en 1926, las teorías más extraordinarias: pistas de aterrizaje para ovnis, materialización de líneas de fuerzas telúricas en servicio, antenas gigantes utilizadas para capturar las ondas sísmicas para predecir terremotos, etc.

El sobrevuelo de estas figuras geométricas, donde a veces se superponen líneas simples sobre motivos más elaborados, da una visión espectacular del lienzo que dibujan en el suelo árido de las pampas. El entrelazado de sus líneas indica que su realización tuvo lugar durante un período muy largo, más de 1000 años, a veces los artistas recurrieron a figuras ya existentes. Su cronología podría establecerse comparándolas con la iconografía encontrada en la cerámica y los textiles de Cahuachi. En una escala gigantesca, de hecho es todo el panteón de Nazca que encontramos dibujados en el desierto: cóndor, mono, colibrí, etc.

El examen del suelo, en los lugares donde se rastrearon estos geoglifos, permite aprender más sobre la técnica utilizada por los nazcas. A pesar de la ausencia de mantenimiento desde su creación, hace más de 1600 años, estas líneas aparecen intactas. ¿Cómo explicar tal prodigio? Giuseppe Orefici explica que varios fenómenos se combinan para explicar este notable estado de conservación. Por un lado, el aislamiento de esta región, protegida de toda actividad humana. Por otro lado, la naturaleza de la tierra, compuesta de arcilla y yeso: bajo el efecto combinado de la humedad nocturna y el calor del día, la tierra en la que se han trazado los geoglifos se ha transformado gradualmente. en una corteza sólida que definitivamente ha fijado su curso.

Significado religioso

Para dilucidar el misterio que rodea la creación de estos dibujos gigantes, Giuseppe Orefici propone reconstruir uno de ellos en el desierto frente a las cámaras. El patrón se copió en una hoja de papel, que el equipo responsable de recrear el geoglifo usará como matriz. Usando cuerdas y brújulas improvisadas, la figura se traza cuidadosamente en el suelo después de haber multiplicado las dimensiones para obtener la escala deseada: algunos conceptos básicos de geometría son suficientes para realizar esta tarea. Hace 2000 años, la realización de estos motivos no debería plantear más problemas a una civilización capaz de construir edificios como los de Cahuachi.

Su significado, sin embargo, sigue siendo un misterio. Hoy, los arqueólogos piensan que tienen una función ritual. En ciertas épocas del año, los nazcas fueron al desierto para rendir homenaje a sus dioses. Las líneas ofrecieron así una especie de camino que las líneas humanas tomaron prestado con motivo de estas ceremonias. Mientras los atravesaban, los procesionarios animaban a las figuras que representaban, ofreciendo a sus dioses representaciones de sí mismos en movimiento para celebrar la unión de sus dos mundos. Una hermosa reconstrucción de una de estas ceremonias ilustra esta parte del documental, que también sirve como conclusión.

Cautivante de principio a fin, este documental, respaldado por las rigurosas explicaciones de arqueólogos y antropólogos, levanta ciertas partes del fascinante velo de misterio que cubre la civilización Nazca. Si bien muchos informes dedicados a ellos se centran en los geoglifos del desierto, la mayoría de las veces exploran pistas muy extravagantes, este tiene el inmenso mérito de tratar de abarcar a la civilización Nazca en su conjunto, ofreciéndonos un un atisbo sorprendente de sus modales, sus costumbres, su vida cotidiana. Por supuesto, se abordan los geoglifos, pero se consideran desde una perspectiva religiosa que tiene sentido en el contexto de la civilización que se mencionó anteriormente.

Si este misterio se borra en favor de explicaciones científicas, el hecho es que las muchas áreas grises que rodean a la civilización de Nazca son igualmente fascinantes fuentes de preguntas. Según los arqueólogos, Cahuachi y sus alrededores solo han revelado una pequeña parte de sus secretos. Esperamos que las futuras campañas de excavación que se llevarán a cabo en este sitio actualicen otras partes de la cultura Nazca que hasta ahora permanecieron en las sombras.

Sigue explorando
Oscurecimiento planetario